martes, 12 de agosto de 2008

En sus silencios

Aún no era mediodía.
Sus cuerpos ya estaban en contacto,
inmóviles, solo sus manos estaban en
movimiento. Un movimiento lento,
preciso y constante.
Moviéndose entre el líquido que todo lo bañaba,
y el propio flúor de sus pieles.
Estaban en silencio, en sus silencios.
Silencio o silencios compartidos con tan solo un mirada.
No necesitaban decir nada, solo seguir
con el mismo ritmo y con sus pieles en contacto.
Al final,
los boquerones quedaron bien limpios.
No podía ser de otra manera,
había que meterlos en vinagre.
a mi Ramón

9 comentarios:

Auxi González dijo...

Vaya! Es problema del video! Insertaré otro en cuanto tenga un minuto...

He de reconocer que hay chirigotas bastante deprimentes. A ti te encantarán entonces las viejas chirigotas de Tino Tovar, cuyo grupo regresó este año bajo en nombre de Los Mendas Lerendas... Por cierto, creo que no publiqué ningún post todavía. Habrá que solucionarlo.

Yo soy de las que no sabe con qué quedarse. Soy una carnavalera sin remedio.

Una ET en Euskadi dijo...

Leí esta poesía mientras escuchaba tu música, muy estimulante...no sabía que limpiar boquerones fuera tan inspirador

Dolores Serrano Cueto (Lola) dijo...

Auxi, en cuanto tenga más de un minuto lo iré a escuchar, será de lo primero que escuche este año...!no tengo perdón!

Et, además debes saber que se llega a experimentar un gran placer...comiéndolos

un saludo

Toto dijo...

Hola Lola :)
Muchas gracias por incluirme en tus enlaces, con gusto que incluire yo tambien! :) me ha gustado tu blog, es diferente a lo comun pero aparte de diferente es interesante :) Saludos desde México1

Olga S.Isidro dijo...

Sabes dolores, ya escuche por tres veces el audio completo de taller 3332 D, y aunque no te lo creas, cada vez que lo escuchaba me pasaba lo mismo, me venia a la mente la música de Wagner, hay fragmentos en tu audio, que me recordaban al anillo de los nibelungos, no me digas porqué, pero me paso en cada audición que escuchaba, te reirás de lo poco que entiendo quizás de música, pero me gustó muchísimo, no sé si por el parecido, o porque lo oí varias veces, pero así fue.
Y en cuanto a lo de los boquerones de más arriba, estoy de acuerdo contigo, que están deliciosos.
Besos.

Anabel dijo...

Me gusta esta receta de cocina, la explicación del movimiento de los dedos de cómo han de entrar, abrir, subir, limpiar, hurgar dentro de los boquerones para que luego pasen a ser cocidos por el vinagre. Es como hay que hacer las cosas: metiéndose hasta el fondo.

Me ha parecido un buen poema y sobre todo original.

No entiendo nada de música, absolutamente nada, por eso cualquiera que sepa componer es para mí un genio con derecho a ser envidiado.

Gracias por tu paso por mi blog.

Nos leemos,

Anabel, la Cuentista

Alatriste dijo...

Me hizo gracia que se lo dedicaras a alguien que se llama como yo. Je, je, je.
Una preciosa composición, muy alejada del silencio.
Besos.

Dolores Serrano Cueto (Lola) dijo...

Vaya, veo que os gusta la receta...me alegro, y además estoy encantada por los comentarios tan positivos sobre mi música

gracias amigos/as por vuestra visita y por dejar huella impresa de ella

Un abrazo

Anónimo dijo...

Lo de los boquerones en vinagre me ha llegado al alma; ¿por qué no lo conviertes en la segunda parte de "las divas"? ¿Te imaginas a una diva limpiando boquerones? Es genial.

Diana