martes, 22 de septiembre de 2009

En silencio...

Existen silencios que duelen
a los oídos
lastimando el alma.



Esto no debería haber ocurrido,
no debería estar ocurriendo
y
sería intolerable que
siguiese.

10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Nada que hacer.
Somos egoístas.
Todos.

Que triste.

Besos.

SilviaE.D. dijo...

Hola Lola!
Esto es un ejemplo del silencio que aturde, que duele.
Ver a los niñitos de Africa es algo que siempre me impresionó mucho.
Pero acá, en mi país, donde se produce alimento para millones de personas, hay niñitos de los aborígenes que mueren de desnutrición. Y la mayor causa es la ignorancia. Eso es inconcebible...pero es muy real.
Estamos todos locos en este mundo, amiga! No miramos ni al que está a nuestro lado...muy triste.
Un beso grande!

Extractos... dijo...

No me digas eso Toro! tengo la esperanza de que entre todos podemos hacer algo, aunque solo sea un poco, será mucho...
Somos egosístas...si. Nosotros aquí con nuestros ordenadores (y móviles, con nuestros frigoríficos llenos...o casi.
Hagamos algo, lo que cada uno pueda...pero algo.

Un beso


Silvia, amiga: La imagen la tomé por lo impactante que es...y por ese silencio aterrador que puede escucharse al mirarla. Al pinchar en ella se puede leer algo de la actualidad en todo el mundo (y quizás no sean datos del todo correctos)...En tu país, en el vecino, en el mío, en mi barrio...en todos los lugares del mundo hay personas que pasan hambre ¿por qué?????

Triste, desolador e incomprensible.

Y los que tenemos los frigoríficos llenos estamos de alguna manera contribuyendo a ello: no nos falta de nada...y a veces sobra.

algo tiene que cambiar

Un besote

Jorge Ángel Aussel dijo...

Hay silencios que duelen, como estos. Necesitamos de más gente que exponga y que haga por esta situación adversa que no tendría que estar ocurriendo en un mundo donde algunos tienen todo y otros no tienen nada.

Qué situación tan triste... Ojalá algún día evolucionemos en seres humanos de conciencia.

Mis saludos desde Ángel Poético.

Alatriste dijo...

Y es que en el mundo, siguen existiendo demasiadas Zonas Cero, para las que no damos respuestas. Un beso fuerte, niña. Espero que estés bine. Cuídate.

Lola... dijo...

Hola Jorge...si, necesitamos hacer todo lo que esté en nuestra manos para evolucionar -como escribes- a seres humanos de conciencia

mis saludos


Alatriste...!te tengo algo abandonadillo, pero no olvidado eh!
Debo ponerme las pilas con tus escritos. Gracias por visitarme...se te echaba de menos.

Besotes y cuídate tu también...espero que todo te vaya de maravilla, de verdad.

Ignacio Bermejo dijo...

Joder Lola, se me encoge el alma ante esa imagen tan dura. Lo verdaderamente lamentable es que vivimos en este mundo de mentira, en el que todo o casi todo son imágenes y no hay nada poco más allá. Haces bien en denunciar estas cosas. A ver si llega ese Mesías esperado que coja la piedra y la arroje contra la injusticia. Un beso.

Lola... dijo...

Tienes mucha razón...el mundo gira en imágenes...por eso decidí subir esta tan tremendamente cruel.
Como explico más arriba, no podemos dejar -cada uno de nosotros- que esto siga ocurriendo en Colombia, Guatemala, Argentina, en casi toda África...en mi ciudad...en ningún lugar del mundo debería morir nadie por no tener que llevarse a la boca.

Esto debería ser una verguenza para todos.

Y lamentablemente desde aquí puedo hacer poco, pero lo poco que sea lo haré.

Un fuerte abrazo Ignacio

Víctor González dijo...

Ya sabes lo que pienso. Esto no le interesa a los únicos que podrían darle solución. Tú y yo y muchos más, podemos protestar, podemos enviar dinero, alimentos no perecederos, nada más que paliativos temporales y pequeños. Los beneficios del Santander de dos trimestres serían suficientes para impulsar a África a abandonar la pobreza, pero... eso supone autonomía, libertad y empoderamiento para decidir sobre sus materias primas, casi nada. No es una visión pesimista, ojalá y lo fuera maldita sea. La codicia es ajena al dolor de los otros.
Beso dolorido.

Lola... dijo...

Víctor:
está claro que la codicia es ajena al dolor de los que tenemos alrededor...Ese es el único y gran problema. La solución temporal pasa por la gente de a pie que hace todo lo que puede. La solución definitiva la tienen en las manos unos cuantos (empresas, bancos, mafias...) que no parece que quieran buscarla.

un beso y...aunque sea dolorido...me alegro de leerte.