domingo, 16 de noviembre de 2008

la educación no obligatoria: esa sonrisa

-Siempre, desde el primer día, se sentaba en el mismo sitio. No quería salir a bailar. Tampoco a cantar, aunque lo hacía desde su silla con voz pequeñita. También le costaba hablar, le daba "corte". Salir a la pizarra no digamos. Todo le exigía el tremendo esfuerzo de "dudar", para elegir el no como solución.
Pasados los días me sorprendió. Cuando estábamos formando un circulo para empezar a tocar los instrumentos...de pronto...se levantó y buscó sitio en dicho circulo. !!Fantástico!!


No vino más.


- Entraba por la puerta alegre. Alegría que mantenía a diario. Participaba en todo, haciendo que la clase fuese más dinámica. Varias veces me hizo cambiar el programa por la iniciativa que proponía y fue todo un aprendizaje para mi. Se aprendió todas las canciones antes que nadie. Demostraba una y otra vez que la música le gustaba. Tenía ritmo.

Tampoco volvió.

-Cada vez que entraba me traía un regalo. Un gusanito. Una palomita. Un dibujo. Quería saberlo todo. También probarlo. Una voz preciosa...Tenía cuatro años.

No escuche su voz al siguiente día, ni al otro.
.
Son solo tres ejemplos:

En el primer caso intentas que se integre, que se desinhiba, que lo pase bien mientras baila, canta. Te acercas y le miras a los ojos, le susurras, le sonríes y te sonríe. Le acaricias cuando algo va mal. Se consuela contigo. Consigues que saque esa linda voz que tiene. Que mueva su cuerpo sin ningún temor. Que sea -feliz- en clases con los demás y se lleve los oídos llenos de sonidos.

En los otros dos casos, donde todo lo que te proporcionan es riqueza uno se siente tan solo el vehículo para "pulir" tanta creatividad.

Un día de pronto no vienen, y dejan de venir, sin previo aviso, sin posterior aviso, sin nada.

Son niños y niñas a los que les gusta la música, la danza. Algunos ya demuestran tener unas cualidades artísticas magníficas además del interés.
Te los llevas en la retina, en tus oídos y en parte de tu corazón. También en los informes.
Alguna vez quizás os crucéis en el camino, pero habrán cambiado tanto que no podrás reconocerles (quizás ellos a ti tampoco). Son tan pequeños (de 4 a 6) que no recordaran.

Tu, sin embargo, siempre recordaras sus caras, sus sonrisas (a veces lágrimas), sus voces e incluso las travesuras de algunos. Siempre recordaras a estos niños y niñas que van siendo parte importante de tu trayectoria en esta nuestra vida.

.

Padres, madres, tutores....si por las circunstancias que fuere tenéis que quitar ("desapuntar" como dicen ellos) a los alumnos de las clases que reciben, hablad con los profesores. A muchos nos dejáis apenados sin saber que problema puede haber surgido. Además de enseñarles y aprender de ellos, les cogemos cariño.

.

*esta entrada podría ser "la otra cara" de las entradas anteriores relacionadas con la educación musical.

16 comentarios:

Alatriste dijo...

Dice tanto de ti esto que has escrito.
Primero que amas tu trabajo como algo más que una simple profesión. Se nota que es una pasión para ti y eso sin duda hará que hagas las cosas mucho mejor.
Y segundo, muestras una entrega hacia tus alumnos enternecedora y que les hará mucho bien a la larga. Aunque tú en algunos momentos no lo veas.
Si yo hubiera encontrado profesores como tú en Literatura por ejemplo, quizás no sería economista y me hubiera dedicado a lo que sabes que me gusta y me apasiona.
Tu responsabilidad es influir en el futuro de niños y niñas. Sé de más que la influencia será buena, así que siéntete orgullosa.
Me hubiera gustado tenerte de profesora. En otra vida quizás.
Un beso muy grande y es que me quedé con ganas de más y por eso volví, llevándome la sorpresa de que habías publicado de nuevo.
Feliz domingo, amiga.
Hasta pronto.

Ñoco Le Bolo dijo...

He pinchado ergo comento...

Hoy estás equivocada... muy equivocada.

No. No han vuelto pero se han llevado allgo dentro, algo que ya tenían y algo que han encontrado en ti y, algún día, ese algo explotará de una forma tal que, aún cuando tu no escuches ni la explosión, ni su eco, sabrás, SABRÁS, que todo ha valaido la pena.

Es el premio de todos los educadores que no enseñadores.

Venga, disfruta de esa "otra cara"

Mientras...

Un Fa sostenido y bemol simultáneo séptima aumentada con nona disminuída en compás de 8x7=95 con una sexta desvariando.

Auxi dijo...

Te comprendo tan bien.

Yo lo he vivido en mis propias "carnes" y es una pena no poder saber más de ellos

Aunque tengo que reconocer que con los años algunos de ellos me han reconocido, y ha sido una gratísima sorpesa

Un saludo

Dr.Krapp dijo...

Felicidades por ese hermoso texto que habla del amor que sientes a tu profesión en tiempos de rigurosa mentalidad funcionarial

Esa frustración constante que genera en el educador el hecho de empezar algo que luego no se desarrolla y que le deja con un sabor amargo, es un proceso a la que está sociedad nos tiene demasiado acostumbrados.
Las actividades extraescolares solo son un recurso para que los niños estén ocupados y no den la murga. Da igual que se trate de una clase de danza, música, judo o pintura. La cuestión es que hagan algo "productivo" pero no importa lo que sea. No hay continuidad, todo está sujeto a las necesidades cambiantes del momento y se termina generando frustración entre niños y educadores.

anamorgana dijo...

GRACIAS POR TU OFRECIMIENTO EN MI BLOG ERES MUY AMABLE.
ESTA ENTRADA DICE MUCHO DE TI, PERSONA SENSIBLE Y PREOCUPADA MÁS ALLÁ DEL DEBER.BESOS
anamorgana

Ignacio Bermejo dijo...

Guauuu, mi querida amiga. Sin lugar a dudas pondría a mis hijos en tus manos, porque en tus palabras se respira un amor difícil de encontrar. Me has enseñado hoy que cuando las cosas salen mal, es absurdo exigir más, sino acariciar y consolar. ¡Qué buen remedio!. Sin lugar a dudas eres una excelente profesora.
Sabes? ayer me acordé de ti, y de que mi hijo Miguelito casi entra en tus clases. Lamento que no haya podido ser así, pero en su educación no sólo yo decido. Estaba con él en bahía sur, también con su hermano Iñaki, de 14 años y con mi mujer. Comenzó a sonar una preciosa música, y el niño, algo innato en él, sólo en él en nuestra familia, comenzó a bailar. Le encanta bailar. Lo hace imitando lo que ve en la tele y además tararea mientras lo hace. Es evidente que le gusta y disfruta con todo eso. Yo me derrito viéndolo, porque lo cierto es que tiene mucha gracia, pero su mama opina que debemos potenciarle otros aspectos en su educación.

lola... dijo...

!!guaaauu!! digo yo, y gracias miles a todos por !quererme tanto!

Alatriste: ahora me tienes de profe on-line (j) !nunca es tarde! aunque yo literatura no puedo darte...llévate mi beso.

Ñoco: la verdad es que estos son pocos casos, pero se quedan en mi.
La mayoría de mis alumnas/os estan conmigo !cuatro años seguidos!, y después siguen en la escuela aunque ya no en mis clases. Pero las veo crecer y hacerce mayores.
Algunos entran en el conservatorio de música y se apuntan a mi orquestilla...en fin que el fruto de mi trabajo lo puedo ver casi a diario, y eso me gratifica tanto que hace que siga en esto.
Pero la pena que me da descubrir niños con cualidades, interés, entrega, vamos...a unos artistas en potencia, y no saber de ellos !!!ainss!!
Date un bemol de mi parte uy..un beso es lo que queria escribir, en todo caso sostenido (por ser ascentente)

lola... dijo...

más !guauuus!

Auxi: !qué placer tu visita!
!a que se acuerda una mucho de sus caritas!?. Si, y a otros les da "corte" saludar. Abrazotes.

Dr: tienes mucha razón. Ya sabes que opino que esta vida esta un poco/mucho "adultorada", hecha a nuestras comodidades o exigencias...sin pensar a veces en ellos. Pero yo no me siento frustrada para nada. Aunque tengo que reconocer que los educadores de edades tan cortas no estamos tan "bien mirados" profesionalmente como los de edades más avanzadas. En fin, esto es otro tema.
Sabes que es un placer tus visitas y comentarios. Abrazotes

Anamorgana: espero haberte ayudado, te mande el correo esta mañana con un pdf adjunto. Date abrazos de mi parte. Hasta pronto

lola... dijo...

Querido amigo Ignacio, más guaauuss para ti. Gracias por tus palabras.
Lo de tu niño es -arte-, y el arte hay que cultivarlo, sea cual sea.
De todos modos, si algún día queréis visitarme en clases y participar -si se da la oportunidad-...podéis hacerlo martes o jueves, de 5 a 8
Besos y hasta pronto.

Una ET en Euskadi dijo...

Si, cuando se "desapuntan" te dejan un vacio...yo soy de las que llaman para saber porque no vuelven, generalmente los padres dan respuestas dubitativas, son ellos los que no lo tienen claro ¡Qué importante sería hacer talleres de padres y madres para tratar estos temas, estimulación, límites...!
¿Sabés que muchas veces pensé; si alguna vez voy a Cadiz voy a ir a ver trabajar a Lola, así que hago mía tu invitacion
Besos

SilviaE.D. dijo...

Hola Lola!
Es una pena que no sigan las clases esos niños!
Pero creo que todos los educadores dejamos "algo" en nuestros alumnos, a veces despues de muchos años se acercan...Tuve la dicha de que ex-alumnos de la primaria trajeran a sus hijos a la escuela y me solicitaran que fuera la maestra de ellos...Eso quiere decir que no olvidan...Que algo dejamos en ellos con nuestro actuar.
Besos!!!
P/D Ya queda poco tiempo para el estreno!!! Desde acá estoy palpitando el momento!!!

MONIQUE dijo...

yo también soy tu fan. Gracias por tan buenos y tan lindos post :)

Rous dijo...

Bueno es la primera vez que participo en éste tu blog y lo porque me ha parecido precioso eso que cuentas de tus sentimientos hacia tus alumnos, alucinante!
Yo soy mamá de un niño de 5 años del cual tengo la gran suerte que es profesor Jose Manuel.
Me consta que es un niño tímido y que le cuesta expresar eso de su gusto por la música pero confío en que mi paciencia y la de su profe le ayuden.
Por otro lado no se me ocurriría quitarlo de la música sin hablarlo con él.
Lo hice para apuntalo y lo haría para quitarlo.
Está claro que sois personas con sentimientos y no herramientas que coloca la Administración.
Para mi son superimportantes sus clases y no es una actividad para tenerlo ocupado después de comer.
Lo apunte consciente de lo importante que es para el la música y no renunciaría por cualquier motivo que no fuera de peso, una enfermedad…
Sólo lo quitaría si él me lo pidiera realmente y que conste que me daría tremenda pena; en fin ellos eligen pero nosotros también elegimos por ellos y debemos guiarlos en la mejor elección.
Mis prioridades son las de mis hijos y en esto de la música lo tengo claro.
Gracias a profesores como vosotros hay futuros músicos o en su defecto apasionados de la música como yo! Un saludo!

Anónimo dijo...

Lola, cada día me sorprendes mas y puedo asegurar, por mi experiencia compartida contigo en la docencia en la Escuela de San Fernando, que eres una maginifica persona.
Un besote

lola... dijo...

Una Et en Cádiz !!!!bieeennnn, aunque la escuela está en San Fernando, pero no pegaba.
Te hechaba de menos. Un besote

Silvia siempre ahí, gracias.

Gracias también a Monique y a Rus por su visita y sus comentarios. Os visitaré.

Y al !anónimo! decirle que firme por lo menos con el nombre, !novequetormundovapensáqueloscritoyopátenémáscomentarios!!!ainsss

Guinda de Plata dijo...

Lola, felicidades por esta preciosa entrada que demuestra la gran sensibilidad que ya se te da por presupuesta al dedicarte a lo que te dedicas.

Laura como sabes estaba el año pasado en el Conservatorio dando viola. Pero eran tantas las actividades que tenía y además yo veía que viola se le estaba haciendo cuesta arriba (a pesar de que su profesor Antonio le veía cualidades.) A ella en realidad le gusta el saxofón y el piano. Pero ha dejado la gimasia rítmica tras cuatro años, y la viola tras uno, y este año ha empezado en el Conservatorio de Danza, algo que le está encantado.

Preciosa entrada que demuestra que eres mucho más que una profesora: eres maestra (y sí, hay diferencia entre los dos términos...)