miércoles, 22 de octubre de 2008

Los niños y la música (preguntas) actualización

Empecé a estudiar en el conservatorio cuando tenía 12 años (más-menos). El estímulo vino de una maestra: Doña Moncha, así era como se la conocía. Al parecer ella recibía clases de solfeo y –no sé cómo- empezó a impartir clases de solfeo en el cole. ¡si, de solfeo!.
A mi me fascinaba cantar y aprender a leer música. Doña Moncha transmitía esa fascinación, al menos a mí.
Mientras, en casa, mis ganas de dedicarme a la música me llegaban desde los programas televisivos en los que salían orquestas. Recuerdo muchos programas de conciertos.
El piano lo elegí sin pensármelo mucho, era el instrumento que quería.
Después de algún que otro año estudiando en el piano de una amiga, mis padres se convencieron de que estudiar música no era un capricho. Hicieron lo imposible para poder comprarme un piano.


Bien, todo esto lo menciono sobre todo como referencia.

Actualmente las cosas son muy diferentes.
Hoy se empieza a estudiar en el conservatorio a los 8 años, pero cuando se tiene 7 ya se debe “querer” hacerlo. Algunos, es cierto que han tenido una iniciación ya sea en guarderías, academias, escuelas municipales o profesores particulares. También puede ser que estén motivados por sus padres. O ambas cosas.
Cuando los padres tienen dinero para poder sufragar los gastos “particulares” después de los 8 puede que prefieran que sus hijos sigan estudiando así. Pero la mayoría, con o sin dinero, optan por matricular a los pequeños en el conservatorio. Y algunos (los que pueden) siguen con las clases particulares.
Y aquí os lanzo mi primera pregunta:
.
¿Es esta la edad idónea para
entrar a estudiar música?
.
Una vez empezado el curso empiezan también las carreras. Algunas con obstáculos.
Puede que el chaval tenga que arañar los minutos para...los deberes del cole; los del conservatorio; los de inglés; los de....Ah!! y practicar el instrumento...
Menos mal que siempre queda el fin de semana para....acabar los deberes atrasados.
*
**continuará....
.
**segunda pregunta:
Muchos no se encuentran con una "Doña Moncha" (o Don Moncho). Ni en la guardería; ni en el colegio; ni después. Algunos ni en un conservatorio, o escuela musical. O más triste, ni en casa.
Quizás el "particular" tampoco lo sea.
Ahora bien, gracias a todos los profesores que transmiten entusiasmo, además de enseñar, son muchos los que siguen descubriendo el mundo de la música día a día. No cabe duda que los obstáculos son mejor llevados o dejan de serlo.
Claro que incluso así el niño debe querer, y por muy dinámicas y divertidas que puedan ser las clases si no está por la labor...!¿qué hace allí?!
A esta pregunta siempre he encontrado respuesta: son los padres (ella o él) los que quieren que aprenda a tocar un instrumento.
Algunos no pudieron hacerlo de pequeños...y les queda esa cosita.
Otros por pensar que dota al niño de unas facultades importantes para su desarrollo.
Y los que creen en el enriquecimiento personal del pequeño a trevés de los estudios musicales.
.
mi segunda pregunta
Si el crio no quiere practicar
ni estudiar música
¿por qué insistir en llevarlos?
.
os dejo este enlace:
publicado en EL País
No cortaros y contestar...o preguntar...u opinar
**continuaré en breve.
.

12 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...

He pinchado ergo comento...

Detrás de muchas "grandes" personas ha habido una Doña Moncha, o Don Moncho (Tanto moncha moncha tanto...)
Por grandes... es cualquier aspecto de la existencia.
Suerte que han tenido.

Toca ahora conseguir que detrás de cada niño, y de forma generalizada, haya una "gran" persona que le motive.

Besos

SilviaE.D. dijo...

Hola Lola!
Yo empecé a estudiar piano de manos de una de la monjitas del colegio al que asistía y en el cual doy clases actualmente, a los 8 años.
Y si, es cierto...a veces faltaba tiempo para estudiar las lecciones en el secundario, pero seguía adelante.Todo es cuestión del estímulo que se recibe.
Besos!

Alatriste dijo...

Yo creo que la música es un talento más. Hay personas que lo tienen y otras no. Evidentemente todo se puede aprender, pero no será algo pleno si no se tiene talento. Dicho esto, a muy tierna edad se puede comprobar, si se vale o no. Lo que está claro es que la música es algo maravilloso y que nos da tanto, que no se puede vivir sin ella. Ahora mismo mientras te escribo escucho música. Un poco de Rock, pues necesito ponerme las pilas. Je, je, je. Sea como sea, agradecer a tu profesora que te animara a emprender este camino, pues no se equivocó contigo. Un beso muy grande y gracias por estar ahí, por tus palabras y por tu cariño. Eres un referente para mí. Hasta pronto.

lola... dijo...

hola Ñoco: me ha gustado eso de tanto moncha...!gracias a todas las monchas y monchos que de un niño hacen una gran persona! y de cualquier especialidad.
Gracias a ti por tus ergocomentarios.

hola Silvia: yo estudiaba y nada más, sin plantearme ninguna cuestión. Ahora son cuando me las planteo. Gracias por tu visita.

Alatriste !que cosas me dices! ¿escuchando rock? !!bieeeenn!! te viene bien cambiar sonoramente. Y otras cosas.!Hay que ver que no te enteras! lo del 22 habrá sido un éxito de mi amiga Diana Pérez en Málaga. Yo me refiero al 22 de noviembre (dentro de 30 días) !!!es que no has leído los correos que te he enviado!!, ainsss...
Bueno, gracias por tus palabras y cariños. Cuídate.

Cuidaros todos y abrazotes

Maria Jesús dijo...

Te dejo un abrazo y te deseo un buen fin de semana

Alatriste dijo...

Vine a despedirme.

Fuiste una persona especial para mí en este mundo y qué menos que decirte adiós personalmente.

No me siento con fuerzas para seguir viviendo en el desván. Necesito una existencia real, más allá de paredes virtuales.

Abrí mi espacio en este universo con la esperanza de poder comenzar una nueva vida, de conocer a personas de carne y hueso que sustituyeran todo lo que se me arrebató.

Busqué amistad, conversación, cariño, comprensión, complicidad, incluso amor; pero en un entorno cercano, que ayudara a mitigar el inmenso dolor y la terrible soledad con la que he sido condenado.

Encontré personas maravillosas, tú eres una de ellas sin duda, pero también gente que terminó por darme la puntilla como se suele decir.

La distancia terminó por pudrirlo todo además, pues me hizo caer en la desesperación de ver que todo al final se quedaba en palabras.

Así que abandono. En esta vida si algo he aprendido es que no se puede decir de este agua no beberé, por lo que no sé lo que pasará en el futuro, pero a día de hoy, pienso que es el final de Alatriste.

Necesito encontrar un nuevo aire de una vez o si no, terminaré muriendo ahogado definitivamente. Estoy al borde del precipicio y es que me siento muy mal otra vez, casi como al principio cuando Nuria me dejó.

Muchas gracias por todo lo que compartiste conmigo y fue un privilegio tenerte al otro lado. Compartir lecturas y escritos con alguien de tu talento, fue de lo mejor que me ha pasado en la vida.

Te deseo lo mejor y que la vida te dé todo aquello que mereces.
Espero que te quede algo de mí y que puedas recordarme con una sonrisa. Yo no te olvidaré.

Nunca se me dieron bien las despedidas, así que lo siento. No sé qué más decirte. Me da mucha pena todo esto.

Un abrazo y hasta siempre.

Ramón/Alatriste.

Blog de Paco Piniella dijo...

Debe ser una gozada hacer lo que tu haces, componer y escuchar tu música en un concierto.
Enhorabuena

acordeprometeo dijo...

Vaya tema que planteas Lola...ufff...delicado.

- A la primera pregunta. Pienso que para la música no hay edad idónea para estudiar, sino ganas y motivación. Lo que sí es evidente que un nene de 7 años no está capacitado físicamente para practicar muchos instrumentos (véase la tuba u otros instrumentos de viento por poner un ejemplo)

- Sobre la segunda cuestión. En la reunión informativa que hago con los padres de los peques de Música y Movimiento en la Escuela, siempre les informó mi disconformidad a la creación de estos "Supernenes" que tienen en mente. Que si inglés, música, natación, futbol, informática...Papá...dame un respiro...

Un abrazo.

Me ha encantado este post. Seguro que eres una Doña Moncha fantástica

lola... dijo...

María Jesús gracias por tus besos y cariños. Siempre eres bienvenida y acogida con el mismo cariño.

Ainss! Alatriste, ya sabes la pena que me da. Cuídate amigo. Sabes que aquí se te espera.

Hola Paco: Gracias por visitarme. Espero que te haya gustado lo escuchado. La verdad es que cuando escucho que tocan algo mío el concierto es para los instrumentos de la obra y mi corazón, ya que lo escucho por encima. Si una gozada...
Seguiré visitándote.

Abrazos a todos

lola... dijo...

Hola Prometeo:
Eres el primero en contestar a las preguntas. Bieeen.
Si el tema es delicado. En cuanto lo termine sabrás cual es mi opinión personal y profesional al respecto.

Oye, te recuerdo que tienes mi permiso para "usar decentemente" mi música.

Un abrazote

Olga S.Isidro dijo...

¡Hola Dolores!, hacia tiempo que no venia por aquí, pero ahora que estoy te diré en respuesta a tus preguntas, que yo creo, que en primera instancias debemos ser los padres los que intentemos que desde pequeños, tengan cultura musical, y me refiero a que escuchen buena música en su casa, y por supuesto no obligarlos, sino ir poquito a poco incentivándolos de manera que ellos mismos sean quienes vean que instrumento les puede llegar a gustar.
Besos.

lola... dijo...

Hola Olga: Un placer tenerte por aquí. Los padres somos los que siempre debemos, desde el principio, iniciarlos en la vida (y con ella el arte, la naturaleza, la gastronomía) Y a los niños hay que estimularlos e incentivarlos con casi todo, así que con la música no debe ser diferente.

Me alegra saber que estás ahí.
Un abrazo